Páginas

jueves, 23 de junio de 2011

SENCILLOS RITUALES PARA LA NOCHE DE SAN JUAN

Esta noche está cargada de Magia. En puntos geográficos muy distantes entre sí, miles de personas quemarán lo viejo para hacer sitio a lo nuevo, realizarán rituales de limpieza, de purificación, para conseguir un empleo o conservar el que ya tienen, para encontrar un amor o impulsar una relación que está ya un tanto mortecina,… Aunque para mí la verdadera noche mágica ya ha pasado, la del Solsticio de Verano, me gustaría apuntar algunos sencillos rituales que se utilizan tradicionalmente esta noche, nada complicado ni sofisticado, todo muy simple y, si se realiza con verdadera fe, muy eficaz.

Sin duda el elemento estrella para esta ocasión es el Fuego, puesto que estamos en las fechas en las que el Sol alcanza su máximo poder, son los días más largos, así que las prácticas que se realizan son, esencialmente de Magia solar. Curiosamente, se hacen cuando la Luna está en lo alto, es decir, por la noche, y es que el elemento masculino necesita del femenino y viceversa; por eso no es contradictorio, aunque lo pueda parecer, que en las fechas de mayor dominio masculino, se realicen los trabajos mágicos en el momento “femenino” del día. Buen tema para la reflexión.

Existe una tradición que recomienda recoger la misma noche de San Juan, flores, un número impar, preferentemente nueve. Las flores han de estar en perfecto estado, no medio secas o aún sin abrirse, y deben ser especies distintas, no repetidas. Se envolverán en un paño claro, si puede ser blanco, y se depositarán bajo la almohada. Al ir a dormir pediremos que se nos conceda la gracia de un sueño profético para esa noche. Es importante, al acostarse, dejar junto a la cama un cuaderno y un bolígrafo para así, nada más despertarse, se pueda escribir el sueño, pues si dejamos que pase un tiempo, puede que lo olvidemos para siempre.

También una costumbre que viene de muy antiguo y que realizaban las jovencitas que deseaban encontrar un marido, consiste en llenar un recipiente de agua al que añadiremos un puñado de arroz mientras elevamos nuestra petición para que en sueños nos sea mostrado el rostro del que será nuestro futuro marido, después lo dejaremos bajo la cama, a la altura de la cabeza. Como curiosidad puedo contar que esto me lo enseñó a hacer una tía mía que vivió y murió soltera, durante varios años lo hice y la única vez que soñé, o mejor dicho, que recordé el sueño, fue una visión tan espantosa que todavía estoy dando gracias a diario porque no se cumpliera lo soñado.

Siguiendo con algunas tradiciones adivinatorias, el día 23 de junio, a las 12 de la noche, expondremos al cielo un recipiente con agua, si es posible que sea de cristal. Hemos de prestar atención a lo que en el agua se refleja: Si se reflejan 7 estrellas tendremos un año lleno de éxitos en todo lo que nos propongamos; si lo que se refleja es un número par de estrellas será un buen año pero sin grandes logros. Por último, si es un número impar de estrellas, no será un buen año.

Esta misma noche se pueden propiciar visiones haciendo un pequeño ritual, en el que colocaremos frente a nosotros un espejo de tamaño medio cubierto por un paño blanco, delante de él colocaremos un cuenco de cristal con agua flanqueado por dos velas blancas. Pocos minutos antes de que lleguen las doce, encenderemos las velas, pidiendo que se nos conceda la visión de aquello que necesitemos saber especialmente. Al dar las 12, habremos de mirar al agua fijamente, aunque con la vista relajada, sin forzarla, tratando de no tener una idea concreta en la mente, pues no se puede elegir la visión, se nos dará lo que sea preciso.

No todo el mundo puede hacer una hoguera esta noche, pero eso no quiere decir que no podamos purificar por medio del Fuego. Podemos suplir perfectamente la hoguera con la llama de una o varias velas, según el caso o improvisar en alguna olla o cacerola una mini fogata casera, eso sí, tomando todas las precauciones lógicas. Lo importante de estas noches es que la Magia se respira, lo rodea todo y es por eso que los rituales que se realizan cobran especial fuerza porque se ven potenciados; como siempre fe absoluta en lo que estamos haciendo es el elemento más importante, yo diría que fundamental.

Si queremos hacer desaparecer todas aquellas cosas negativas que nos están fastidiando en los últimos tiempos, podemos hacer un sencillo ritual purificador. Escribiremos en un papel todo aquello que queremos que salga de nuestra vida y en otro papel haremos un listado de las cosas buenas que queremos que sustituyan a las anteriores. Si, por ejemplo, queremos que cese de darnos problemas esa incómoda alergia que nos crea tantos problemas en la piel, lo escribiremos en el papel de lo negativo, y luego en el papel de lo positivo especificaremos que deseamos una piel sana y perfecta. Así iremos haciendo con aquellas cosas queremos que cambien, no debemos abusar, entre 8 y 10 cosas, no más. Después encenderemos nuestra mini hoguera y pediremos con verdadera fe que se produzcan esos cambios en nuestra vida, acto seguido arrojaremos al fuego el papel de las cosas negativas y dejaremos que arda hasta consumirse por completo mientras imaginamos cómo todo lo malo se convierte en humo y desaparece dejando espacio para que entre lo bueno.

Cuando ya haya ardido el papel con lo negativo, dejaremos el otro papel con la lista de lo que queremos en una zona exterior para que reciba la luz y la fuerza de la Luna durante toda la noche. Al día siguiente doblaremos con mucho cuidado la lista de las cosas positivas en tres veces, después la guardaremos en una caja de madera o en un pañuelo de seda o de hilo, junto con una rosa y una hoja de laurel, y allí quedará guardada durante el siguiente año. Eso no significa que no la veamos hasta el siguiente año, al contrario, lo positivo es leerla y releerla muy a menudo.
Para pedir deseos, existe un sencillísimo ritual. En un papel escribiremos la petición o deseo que queremos que se cumpla. A las 12 de la noche encenderemos una vela de color azul claro, y leeremos tres veces en voz alta nuestro pedido, con total convicción, viéndolo ya cumplido. Después doblaremos el papel introduciendo dentro de él una hoja de hiedra y lo colocaremos debajo de la almohada. A la mañana siguiente, quemaremos el papel de nuestro pedido y enterraremos sus cenizas junto con la hoja de hiedra en tierra, si puede ser en un jardín o si no en una maceta.

Esta noche es especialmente propicia para hacer acopio de materiales que luego utilizaremos en los trabajos mágicos el resto del año. Por ejemplo podemos consagrar al Fuego y a la Luna los cuchillos o athames rituales, también aquellas hierbas que recojamos la noche de San Juan serán especialmente poderosas. Es una noche estupenda para realizar una limpieza de nuestro mazo de Tarot, bola de cristal, runas, caracolas, etc.

Hace no mucho tiempo me hablaron de cómo consagrar la sal y hacer saquitos con amuletos de sal. A la caída de sol, del día 23, verteremos en un cuenco o plato, de barro, cristal… cualquier material que no sea metálico, un kilo de sal gorda (esto es orientativo, si necesitamos 15 kilos, lo haremos con 15 kilos). Lo dejaremos toda la noche a la intemperie para que reciba la luz de la Luna. Por la mañana lo retiraremos, pero es importante hacerlo antes de que salga el sol. Esta sal, ya consagrada, podemos guardarla en un frasco para nuestros trabajos mágicos habituales o bien guardarla en saquitos de tela que variarán de color según la naturaleza del amuleto.

Si es para todo lo relacionado con el dinero, guardaremos un puñado de la sal en una bolsita amarilla que ataremos con una cinta amarilla. La depositaremos en aquel lugar en el que guardemos nuestras libretas de ahorro, documentos bancarios, etc. Si es para el trabajo, la guardaremos en una bolsa naranja con una cinta naranja en la que podemos introducir un papel con el nombre de la empresa en la que trabajamos o en la que queremos trabajar, nuestra tarjeta profesional si trabajamos por cuenta propia o bien un papel en el que indiquemos el tipo de trabajo que quisiéramos realizar.

Para el amor sería una bolsa roja o rosa con cinta del mismo color, en la que introduciremos una foto de nuestra pareja, en caso de tenerla, si no es así, se puede meter un corazón de cartulina o papel del mismo color que la tela y la cinta, este será un mensaje que enviamos al universo diciendo que nos sentimos preparados para conocer a alguien. Si tenemos a alguien en mente, con quien, hasta la fecha no hemos tenido demasiado éxito, podemos escribir su nombre dentro del corazón, pero siempre teniendo en cuenta que por encima de todo está la voluntad de esta persona y a lo mejor sus deseos no coinciden con los nuestros. Del mismo modo, utilizaremos un saquito de color verde y la cinta del mismo color para temas de salud, para estudios serán de color azul y los asuntos relacionados con la casa o con las mascotas, de color marrón.

Os dejo un enlace de un blog que está exclusivamente dedicado a trabajos mágicos para esta ocasión, aquí podéis encontrar muchas ideas más. Aunque es bueno recordar que la Magia sobre todo está en cada uno de nosotros y el éxito o fracaso de los rituales está siempre en consonancia con la fe con la que se realizan. Suerte y que se cumplan vuestros deseos.

2 comentarios:

  1. Hola estoy encantado con esta pagina. En internet hay muchos sitios donde brindan muy buena información. Mira por ejemplo te presento una pagina que la podras encontrar en la pagina de universidadglobal punto com en la seccion de espiritualidad. Es muy buena. Te recomiendo la sección del manual de los maestros hechiceros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José

      Celebro que te guste esta página. Si que es verdad que hay sitios en los que se puede encontrar muy buena información, aunque hay que aprender a discriminar porque también hay sitios que desinforman y crean confusión.
      En cuanto a la página que me recomiendas no encuentro nada similar a lo que comentas, solo me aparece una universidad que no parece tener nada que ver con estos temas

      Saludos

      Eliminar